Buscar
  • Luis Salinas

Sentido común, clave del nuevo marketing







Imagine una plática con Pepe empresario PYME:

¿En qué piensa cuando desea hacer crecer sus negocios?

¨¿Cómo que en qué?, en ganancias pues licenciado, sino ¿para qué es la empresa?¨

¨Para tener más ingresos y poder reinvertir en maquinaria nueva¨

¨Negocio = dinero, por tanto, mejores negocios es igual a mayor dinero¨.

¿Y con base a qué va a vivir su negocio?

“De las ventas, y la forma de administrarme¨

¿Y cómo va a generar esas ventas?

“Con Clientes que comprarán mis productos…obviamente”

Y si sabemos que son los consumidores quienes finalmente van a pagar por nuestros productos, y son ellos quienes harán que nuestro negocio sea exitoso o no: ¿Por qué cuando pensamos en hacer buenos negocios, pensamos únicamente en dinero?

¿Por qué cuando pensamos en negocios no pensamos mejor qué es lo que necesitan y desean los clientes?, ¿qué les hace falta?, ¿qué tan satisfechos están con lo que compran a la competencia? ¿Qué necesidades del mercado hay presentes y aún nadie atiende?.

Pepe Empresario PYME: “Oiga licenciado, pero para hacer eso hay que tener mucho dinero para pagar un mercadólogo o publicista y hacer investigación de mercados…”

Eso no es tan cierto, para hacer una investigación de mercados a gran escala con objetivos grandes y expectativas puede serlo, pero para detectar necesidades insatisfechas en nuestro mercado, tener nuevas ideas para comercializar sus productos y dar servicio al cliente lo que nos falta es SENTIDO COMÚN.

El sentido común es la base del negocio porque adoptándola en toda la comunidad y entornos de su negocio, le permite colocarse en una posición de servidor, de alguien que busca permanentemente más y mejores formas de servir a sus consumidores, y por tanto, concentra su estrategia en conocerlos y darles el producto más adecuado a sus necesidades y deseos.

Hace algunos meses una señora de Cancún Quintana Roo (México), que confecciona diferentes prendas, paseaba por el centro comercial de la ciudad buscando oportunidades, buscando que podría ofrecerles a las personas para que estuvieran más cómodas, de repente algo que quisieran pero no encontraran.

Se dio cuenta que muchas señoras iban a comprar con sus hijas menores y que muchas de las señoras andaban con sus mascotas y claro como son pate de la familia, platican con ellas e incluso tratan de tenerlas a gusto, y pensó, ¿¨Por qué no fabricar ropa para esas mascotas?; las niñas deben querer cambiar de ropa a sus mascotas. Además de que descubrió que incluso hay más veterinarias y guarderías para perros que para personas.

Hoy en día la ropa para mascotas se vende en diferentes puntos de la ciudad y le ha permitido a nuestra señora mejorar sus ingresos no sólo en forma rápida sino por sobre todo, en forma sostenida.

Y es que la diferencia entre un empresario PYME vendedor y un empresario PYME que ayuda al cliente a comprar, es que el primero se preocupa de ganar hoy, mientras el segundo se preocupa de ganar y que gane su comprador hoy y mañana.

Y aquí el sentido común juega un papel muy importante porque consiste en ponerse en el lugar de toda persona en sus diversos entornos y observar los comportamientos como nuestra amiga de Cancún y asimilar y determinar ¿qué pasaría si??... la respuesta la tiene el cliente o usuario de sus productos en su comportamiento de compra.

Luis Salinas

@luismkt


0 vistas

DAMOS SERVICIO EN TODO MÉXICO Y EL EXTRANJERO

© 2015 by INTEGRA MARKETING